Links
Tablón
Tumblr
Búsquedas

Ambientación
Normativa
Registro de PB
Administración
Escoba R.
Contácteme
Se busca mode
Contáctame
Varita A.
Contáctame
Gato N.
Contáctame
Últimas Noticias
> 00/00 Apertura del Foro.
La sociedad mágica norteamericana aun preserva vestigios y costumbres de lo que antiguamente eran las trece colonias británicas del Reino Unido. Resulta ser una sociedad bastante peculiar sin una identidad cultural realmente definida. Ya que están los descendientes de los primeros colonos ingleses mágicos, pero también los hay quienes descienden de dichos colonos franceses y hasta algunos españoles que habitaban las tierras circundantes a las trece colonias para luego resultar ser absorbidas por los Estados Unidos de América.

En último lugar están los descendientes de inmigrantes posteriores a las épocas de la colonia o de esclavos, que nacieron con magia o directamente sus familias enteras se trasladaron a suelo estadounidense.
CREDITOS
Este tablón ha sido diseñado por Hardrock de Captain Knows Best. El skin fue construido gracias a la ayuda de los diversos tutoriales que ofrecen Glintz, Serenedipity y Shine, ademas, de la ayuda de todos esos miembros de FA que respondieron nuestras consultas. El tema del foro se basa en el mundo de JK, mas tiene tintes propios creados por la administración, se pide originalidad y que no copien lo que a otros con tanto trabajo les costo hacer.

Otoño
Afiliados Élite (00/40)
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK
Últimos temas
» Ausencia por duelo. .
Jue Oct 15, 2015 10:30 am por Escoba Rota

» #ID Brandon
Mar Oct 13, 2015 7:33 pm por Escoba Rota

» I know my sins —abraham
Lun Oct 12, 2015 7:05 pm por Theo N. Cortez

» Habla rápido, quiero cenar. — Pv. Theo.
Lun Oct 12, 2015 6:53 pm por Theo N. Cortez

» Reformas manuales — Warren H. Attom
Dom Oct 11, 2015 10:24 pm por D. Abraham Roberts

» Boys don't cry — Priv.
Dom Oct 11, 2015 1:13 pm por Leonidas I. Metaxas

» Entre líneas. [Priv. Connor Conelly]
Dom Oct 11, 2015 1:05 pm por Connor Conelly

» Reunión de claustro (Tramas)
Dom Oct 11, 2015 12:20 am por Charles E. Harris

» Registro de PB`s
Sáb Oct 10, 2015 7:29 pm por Arista C. Morgan


Las Cinco — Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Warren H. Attom el Miér Oct 07, 2015 6:05 pm
Las Cinco

El anciano de avanzada edad estaba tranquilamente hundido en su silla. Dentro de la oficina del rectorado de Salem, el viejo se hundía en aquel trozo de madera tallado a estilo nórdico. Muy diferente al estilo colonial inglés. Es que con veinte años en la espalda de experiencia y de trayectoria como el responsable mayor de la educación mágico de su país, Warren consideraba que podía darse gustos como aquellos. Es decir, reemplazar la vieja silla del director por una más de su agrado, total él era quien iba a usarla de todos modos. El respaldo superaba la altura de su cabeza en unas dos medidas y media de la misma. Culminaba con tres puntas talladas, cual picos. Dos eran los extremos del trozo de madera y un pico más ancho pero a la vez más bajo, estaba en medio, coronado -claro- por dos astas a los extremos superiores de sus laderas. Por otra parte, a la altura de la espalda y las posaderas había cuero cocido de manera artesanal a la silla, rellenado con lana ovina como almohadones, para generar mayor confort en la silla. Por último los apoya brazos se doblaban en su extremo para continuar su recorrido de forma descendiente hasta fundirse con las patas delanteras. Aun así, en el límite de sus puntas estaba bruñido en bronce con forma de garras. Los codos del antiguo hombre estaban descansando sobre esta misma parte de su asiento. Los brazos doblados a la altura de los mismos, se entrelazaban a la altura de sus manos -con sus dedos- para que este pudiese apoyar su barbilla cubierta por una espesa mata de pelo blanco. Era la barba que llevaba a medio afeitar. Sus ojos miraban al frente sin mirar, perdidos en una nebulosa indistinguible de pensamientos. Cuando entonces resonaron las campanadas.
"Una" comenzó la cuenta, mental, del hombre. Resonaba en su cabeza ahora, solo los números. "Dos, tres, cuatro" continuó contando de manera sincronizada a el ritmo con que resonaban en el ambiente. "...y cinco" terminó soltando un quejido sin modular palabra alguna, fue como el lamento de tener que levantarse de la posición entumecida que se encontraba. Pero no le quedaba otra opción, después de todo ir a merendar valdría la pena, claro que sí. Se puso en pie el señor Attom, no sin antes sufrir dificultades en sus intentos por hacerlo. Sintió como le sonaban los huesos y también como se quejaban sus articulaciones, pero se sobrepuso. Estaba entrenado para eso, siempre se sobreponía. Movió los labios y la boca, como si estos también se hubiesen entumecido. Y lo mismo hizo con sus brazos, los flexionó para mejorar la circulación. Fue entonces cuando llevó la diestra hacia el bolsillo interno de su manga izquierda y entresacó su varita mágica. Comenzó a andar, para movilizar las piernas, cuando su bastón salió despedido mágicamente del sitio en que descansaba para ir a parar a la zurda del viejo Warren. Abrió la puerta de su oficina y se puso en marcha rumbo al Comedor Central.

La escalinata circular desde la torre principal hasta el segundo piso se le antojó un poco mareante. Pero nada que no pudiese resolver con ayuda de su bastón. Una pieza de madera inglesa: roble. El mismo tenía sobre el mango un manubrio como si fuese el de una espada, pero hecho en plata. En el extremo lo adornaba una gema barata. Y por otro lado, sobre el pie también había un revestimiento en metal, para que resistiese mejor el terreno. El trayecto de la segunda planta a la primera, por otro lado, fue mucho más fácil. Solo tuvo que caminar hasta las escaleras (que ya no eran circulares) y descender para culminar en la antesala al comedor. Traspasó el arco que separaba ambos espacios y observó la escasez de alumnos en las mesas para la merienda. Tenía que reconocerlo, allí, no tenían ellos tanto las costumbre de merendar. Incluso para las personas como él, o sea las que lo hacían, no era algo muy relevante dentro de sus comidas diarias. La cuestión es que continuó en su andar hasta el sitio reservado para él y tuvo que rodear la mesa para poder ocuparlo. Fue en ese trayecto cuando a un lado, sobre otro sitio de la misma tabla de madera, se encontró con el profesor Whitewine. —Vaya, vaya, pareciera que encontré alguien como yo ¿no es así? Acostumbrado a merendar.— comentó de manera jocosa el oriundo de Boston. —Buenas tardes las tenga, profesor Whitewine.— fue su saludo cuando el hombre se percató de la presencia del superior. Y en cuanto recibió contacto visual de su parte, Warren inclinó ligeramente la cabeza a modo de saludo reverencial, mera cortesía.

avatar
Frase :
Why so serious?
Imagen: :
Edad :
Noventa años
Ocupación :
Rector en Salem
Mensajes :
18
Puntos :
30
Ver perfil de usuario
Rector de Salem

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.